EDOARDO, EL GUARDIÁN DE LA RIQUEZA.

publicado en: Bolsos, Diseño | 0

“Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo depende, en parte, de ti”.

Así fue aquel día. Un día inolvidable, un día de esos en el que sales de tu casa con una sonrisa y la vida te sorprende.

Era un tarde como otra cualqueria, paseaba por el Naviglio contemplando uno de los atardeceres más espectaculares que había visto en mucho tiempo. Normalmente después del trabajo iba al gimnasio y volvía a casa, pero ese día inexplicablemente cambié mi rutina.

Paré en una pequeña heladería artesanal a comprarme uno de mis helados favoritos, menta con chocolate negro.

Durante todo el tiempo que estuve en Milán viví muchas etapas de soledad, es por esto que aprendí a disfrutar de las pequeñas cosas. Contemplar un atardecer, mirar a un niño jugar, escuchar el viento, sentir la lluvia…, se habían convertido en momentos mágicos donde todo mi ser se llenaba de entusiasmo y positividad pensando que esos altibajos que había vivido serían recompensados de alguna manera.

Es por esto que me senté en uno de los bancos que había en el exterior a contemplar la caída del sol.

Tenía la mirada perdida y no dejaba de pensar en las ganas que tenía de volver a casa, de abrazar a mis padres, de jugar con mis primos pequeños, de disfrutar de meriendas con mi abuela y de sus cakes de bienvenida.

Entonces él se sentó a mi lado.

Debió notar la melancolía en mis ojos porque me miró y me preguntó si estaba bien. Tímidamente empecé a contarle mi historia, y él sólo se limitaba a sonreir transmitiendome mucha paz. Nos pasamos las siguientes horas hablando de todas las cosas que nos habían cambiado la vida, de todas las cosas positivas que habían en cada momento de dolor… Él no lo sabe, pero ese día me enamoré.

Edoardo es un chico por el que cambiarías de ciudad un millón de veces, tiene la habilidad de sacarte una sonrisa en los peores momentos, de ver lo positivo en lo más amargo, de hacerte soñar con las estrellas aun cuando no las ves… Edoardo es esa persona que quieres que siempre te acompañe y te proteja, es una de esas personas especiales que aparecen y te enseñan a ver que todos tenemos grandeza en nuestros corazones y sólo tenemos que aprender a valorarla y exteriorizarla.

Ese momento de melancolía, su conversacion y, sin lugar a dudas, él, dieron lugar a este clutch. Es un clutch donde me gustaría que todas pudiésemos guardar esas pequeñas cosas que nos hacen diferentes y únicas, que nos hacen fuertes, que nos hacen grandes…

Edoardobag

Edoardobag

Edoardobag

Edoardobag

Por todo, por mucho y por más.

Guardar

Guardar

Guardar

Dejar una opinión