MARCELLO, EL POÉTICO.

publicado en: Bolsos, Diseño | 0

Esta historia se desarrolla en Firenze.

Era la segunda vez que iba y nada había cambiado. Los olores me embriagaban, el bullicio del Ponte Vecchio y de sus pequeñas calles me recordaban un pasado no muy lejano.

Era la hora de comer y necesitaba cambio, así que me dirigí a una pequeña pescadería. Allí conocí a Marcello, un joven muy agradable que amablemente sacó su pequeño saco de judas y me cambío un billete por monedas. Antes de marcharme me dijo una frase que me dejó pensativa, “L’amore brilla negli occhi del mio sguardo e torna gentile quando la guarda: ovunque lei passi, ogni uomo si volta per guardarla e, a chi la vede, trema l’anima e si innamora (“Amor brilla en los ojos de mi amada, y se torna gentil cuando ella mira: donde pasa, todo hombre a verla gira y quien ve tiembla el alma enamorada”)

Comí y continué observando minuciosamente todos los detalles arquitectónicos, su catedral, sus mármoles, sus calles, su gente y sus gestos… Cuando llegué al hotel empecé a buscar la frase de aquel pescadero que me había dejado saboreando la ciudad de una manera distinta. Descubrí que era de Dante Alighieri, un poeta, escritor y político italiano del siglo XIII. Es ese poeta que todos los italianos románticos y dramáticos recitan alguna vez.

El mármol de la catedral y mi encuentro con Marcello me hicieron soñar con algo; me hicieron soñar con un bolso, un saco de judas en el que guardar todos aquellos pensamientos románticos que te ofrecen los varones italianos.

MARCELLO

MARCELLO

Por todo, por mucho y por más.

Guardar

Guardar

Guardar

Dejar una opinión